Inicio        Nosotros         Reglamento       Estatuto        Calendario        Fotos        Links       Contacto
 

10, 11 y 12 de mayo 2002

Club amigos Automóviles Antiguos

Rally XXIV Aniversario

Tres Arroyos


Con una concurrencia de 106 autos, realizamos nuestra reunión cumbre anual. Se constituyó así en un record histórico de asistencia a un encuentro de C.A.deA.A. y, según comentario de los diversos Clubes amigos asistentes, también en record Nacional de asistencia a un Rally de Autos Antiguos. Esas mismas opiniones destacaban no solo la cantidad sino también la calidad de las máquinas presentadas.

Durante el transcurso del viernes, las tripulaciones fueron arribando al Hotel Colonial (imponente edificio colonial recientemente reciclado) y al céntrico Hotel Plaza, donde, al encuentro con nuestros consocios se sumó la alegría del reencuentro con nuestros amigos provenientes del Uruguay, Brasil , Pcias. de Córdoba y Santa Fe, y de muchos pueblos y ciudades de nuestra provincia.

El sábado, bajo un cielo espectacular, sin nubes y con temperatura ideal, se realizó el primer tramo de la regularidad San Nicolás - Pergamino. Las conferencias de prensa ofrecidas con anterioridad a diversos medios de San Nicolás y Pergamino habían advertido a la gente de nuestro paso, por lo que poblaban la ruta aplaudiendo el paso de los autos y saludando alegremente los bocinazos con que intentábamos retribuir tanta cordialidad. En la Sociedad Rural de Pergamino, un asadito bien criollo nos permitió reponer fuerzas para encarar la segunda etapa de regreso a San Nicolás.

La prueba, con muchos cambios de velocidad, autolargadas y referencias fotográficas resultó trabajosa pero divertida, consiguiendo buenos resultados las tripulaciones que trabajaron concentradamente. El campo argentino, alguna trilladora en la ruta, el sol, las hojas ya caídas de los árboles casi desnudos y las eternas manos agitándose a nuestro paso aportaron un marco inolvidable a la competencia.

En la cena formal que cerró ese día, con música en vivo como atracción adicional, los comentarios generales, afortunadamente, eran de asombro y congratulación por la perfección con que se había presentado la competencia, la gastronomía, la hotelería y el cronograma general; constituyéndose así en el mejor de los premios para toda la gente que trabajó incansablemente para que el Rally saliera de esa forma, contra muchos y muy variados tipos de contratiempos.

Durante la cena se sortearon productos que trajo de Brasil el amigo Vicente Martins, una funda cubreautos donada por Hobbies y una estadía donada por el Hotel Colonial.

El domingo, con una lluviecita suficiente y necesaria, se desarrolló la gymkhana en el predio de Los Nogales, donde el terreno con desniveles y el barrito consecuente, permitió derrapes y patinadas como para divertirse y testear la sutileza de cada suela derecha. Chaparrón, campo verdísimo, disparadas de los descapotados y risas a granel pusieron la nota de color en esta habilidad conductiva. Al mismo tiempo, mientras los hombres generaban adrenalina en Los Nogales, se realizó una actividad adicional consistente en un Citytour por la ciudad de San Nicolás con una visita al Santuario de la Virgen del Rosario, al cual concurrieron 33 personas (en su mayoría esposas). Dicho paseo se realizó en un simpático "Doble Decker" con el techo cortado, al mejor estilo New York. A decir de las damas al regreso, el paseo fue muy entretenido. El almuerzo posterior sirvió para comentar las anécdotas del día y realizar las entregas de premios, tras lo cual, durante los saludos de despedida entre los 250 amigos que poblaban el salón, resurgió el mismo y feliz anhelo de siempre: volvernos a encontrar, lo más pronto posible en alguna ruta, cronómetro en mano. Amén.


ORLANDO BONGIARDINO